Antonio El Rubio cierra el ciclo Sagas del Cante

  • Publicado en Noticias
antonio el rubio casa patas

Con el cante flamenco de Antonio El Rubio se clausurará el ciclo Sagas del Cante en la Sala García Lorca de la Fundación Casa Patas de Madrid.

Cantó con los grandes y para los grandes, pisó los principales tablaos de Madrid, pero el círculo del mundillo flamenco no le atraía. Él lo hacía porque le gustaba. "Y será así hasta que muera, porque he nacido con el flamenco", sentencia. Pero no buscaba la fama. Se ganó la vida como tratante de antigüedades y con el tiempo reservó el cante para su casa y reuniones de amigos.

Con menos de diez años, actuaba en los cafés cantantes de La Línea; siendo adolescente llamó la atención de La Niña de los Peines y Pepe Pinto en la feria de Sevilla, dio el salto a los tablaos de Madrid y se hizo compadre del Niño de la Calzá, "el que mejor cantaba por fandangos de todos los tiempos". Con sus propias letras, le dio un toque personal a los fandangos, donde se inspiró Camarón. "Él aprendió muchísimo de la gente de Los Rubios", asegura. Mantuvieron amistad durante más de 20 años, tanto que el de San Fernando bautizó a uno de los hijos de El Rubio como Camarón de Pitita (por su madre, Josefa). Y cuenta Antonio que se quedó prendado de la voz de su hija Charo. El de la Isla era de los muchos que pasaron noches de fiesta flamenca en su casa.

Cuando las primeras figuras terminaban su espectáculo, se iban al vivero que guardaba la familia de Los Rubios a las afueras de Madrid. "Allí fui durante 18 años el cantaor de los artistas", afirma. Lola Flores, El Pescaílla, Pansequito, Manuela Carrasco y muchos otros iban en su búsqueda. "Era la única manera de escucharlo", explican sus hijos.

Ahora Antonio Carmona tiene el pelo blanqueado por los años, pero este gitano por los cuatro costados cuenta que de chico "era muy rubio". Como su madre, Anita 'La Rubia', "una mujer que hablaba hasta inglés". De ella, de la Línea de la Concepción, y de su padre, de Campanillas, heredó el arte de hacer canastos y el arte flamenco. Vive entre Madrid y Málaga, provincia en la que ha residido casi 30 años y donde continúa su hijo Luis.

El recital será el el viernes 31 de octubre a partir de las 22:30 en la sala García Lorca de la Fundación Casa Patas (C/ Cañizares 10, Madrid), donde Antonio El Rubio estará acompañado de la guitarra de Camarón de Pitita, y el cante de Charo de Los Rubios y Luis de Los Rubios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia al usuario. Más información en nuestra Política de Cookies.

Si continúas navegando, aceptas el uso de cookies