Enrique Morente con sus cosas en El Patio de Jaci González

  • Publicado en El Patio
Enrique Morente, flamenco, El Patio con Jaci González

Pasan las horas, los días, los meses, los años... Él cada vez resulta más necesario. Es Enrique Morente, uno de los grandes artistas imprescindibles de la historia del flamenco. En el quinto aniversario del comienzo de una gira que le ha llevado a lugares lejanos, donde no hay seres humanos, reeditamos este diálogo en El Patio de Jaci González hace seis años, en diciembre del año 2009.

ENRIQUE MORENTE
El Patio de Jaci González
Publicado el 1 de diciembre de 2009 en AIREFLAMENCO.com

El principal cantaor del tiempo actual presenta Morente Flamenco, su primer disco en directo después de cuatro décadas sobre los escenarios. En el próximo diálogo, además de aspectos sobre este nuevo disco, nos descubre sus proyectos de futuro y muestra relevantes datos sobre su trayectoria artística, así como su perspectiva sobre el pasado, el presente, y el futuro del flamenco.

 

Estas grabaciones que salen ahora... ¿Son cosas que tenías en un cajón guardado en casa, cómo ha sido esto?
Estaba por allí, cosas que me han dado amigos. Antonio Benamargo me dio algo. Aurora, mi mujer, me dijo: "Mira esto y cógelo, sácalo, y ya harás otra vez una de esas barbaridades que haces tú". Tenía ahí cintas tiradas, alicates, tijeras, de todo. Me lo dijo así, "¿te vas a poner a hacer otro disco de Picasso, que ya nos tienes locos con Picasso?". Bueno, le hice caso, y lo hemos hecho. Ha sido fácil de hacer, con las guitarras de Riqueni, Pepe y Juan Habichuela, no está mal.

Hay un tema inédito, de estudio, una bulería que al final se pone murciana (por el levante) con los versos del reloj de León Felipe
Verás, es que la idea estaba... Me puse los auriculares para hacer la nana, y luego me di cuenta que estaba en el tema de la madre. Los niños que cantan a las madres, una idea de fondo. Es un juego de asuntos sobre la madre, mares, mare nostrum, la mama, mother. Sobre el concepto de madre.

En este disco rescatas cosas de grandes maestros. Hay uno que, aparte de inventar el mejor método para la resaca, es imprescindible en tu vida, Pepe de la Matrona
Hombre, estoy influenciado y lo estaré, porque con Pepe aprendí aparte de cantes antiguos que solo él conservaba, un conocimiento del rigor del cante, los textos, las letras. Un sentido de lo que es un aficionado. Estoy influenciado por esa forma de ver el cante bueno.

Hay un asunto habitual en tu trayectoria, el uso de versos de grandes poetas, ahí tuvo mucho que ver la época de los setenta en México con Manzanita
Ahí estábamos todos los días con Luis Rius, biógrafo de León Felipe, íntimo amigo de Ángel González. Pude conocer a Octavio Paz, Juan Rulfo, y lo que conlleva conocer a grandes intelectuales.

Hablando de León Felipe... ¿Cuantas veces murió?
Jajaja. Va a ser que se ha muerto unas cuantas veces, sí.

León Felipe fue también a su vez uno de los principales traductores de Walt Whitman, quien por cierto es quizás raíz esencial del proyecto Omega que hiciste en el noventa y seis con versos de Lorca y Leonard Cohen. ¿Nunca has planeado hacer un proyecto dedicado íntegramente a Walt Whitman?
Sí, me gusta esa idea, lo que pasa es que el proyecto me llevaría a vivir durante un tiempo en Nueva York. Vivo enfrascado en la rueda del tiempo y el mismo tiempo todavía no me ha dejado.

Sería algo interesante
Es una de las cosas que tengo pendientes, de hecho. El discurso de Federico viene de Walt Whitman, viene de ahí.

Igual que Leaves of Grass de Whitman es una obra que se fue reeditando y completando a lo largo de los años llegando a ser la obra de su vida... ¿Se podría decir que todas esas cosas diferentes que va haciendo Morente en realidad se podría visualizar desde la perspectiva de un gran proyecto de vida con diferentes contenidos?
No lo había visto nunca de esta forma, pero ahora que lo pienso, en el fondo sí. Claro. Por ejemplo, yo metería como trilogía Omega, Pablo de Málaga y este último, Morente Flamenco. Juntos, porque tiene un sentido y un camino, una coherencia. Es como un ciclo que se cierra.

Una vez cerrado ese ciclo, ¿empieza un nuevo Morente?
Me temo que sí, porque mi mujer está asustada. Hay proyectos por ahí que tengo que hacer, me pondré a pensar ahora cuando llegue a Granada y me tome dos copas.

Enrique Morente, flamenco

Renovarse, renacer... Cuando te dio por nacer un día de Navidad ¿Fue que ese día te dio un punto mesiánico?
La verdad es que me ahorro un cumpleaños, porque como están todos borrachos de la nochebuena el día anterior, sale barato. Que putada.

Hay una duda que a veces tenemos, ¿el señor de las M existe en realidad o es producto de una imaginación colectiva?
Es un payaso que no hace más que agredir y meterse con la gente. Critica a los demás hasta con las mismas cosas que él hace.

¿Cómo ves la evolución del mundo flamenco desde tu primer disco, hace cuarenta y dos años, hasta hoy?
Se baila, se canta, y se toca de otra forma, es otro flamenco. Es otro cante, es otra guitarra, otro sonido. Hay más muebles, las cuerdas son otras, las cabezas quieren tocar las guitarras de otra forma.

En La Voz Libre, recomendable biografía tuya escrita por Balbino Gutiérrez, se cuenta pero solo por encima que en tus primeras grabaciones no le cuadraba mucho a Pepe de la Matrona lo de las malagueñas de La Peñaranda. ¿Qué es lo que te dijo?
Me estaba esperando con un vaso de vino una noche, y me dice: "Vamos a ver, ¿Quién te ha dicho que son malagueñas de La Peñaranda?". Le dije: "Yo se lo he escuchado a usted". "Vale, pero ¿Quién te ha dicho que son de La Peñaranda?". "Bueno, yo le oí decir usted a veces que creía que era de La Peñaranda". "¡Ah, que creía que era! ¡Pero dije que creía, no que era!". Entonces, yo le puse, atrevida juventud, malagueña de La Peñaranda. Ahora hasta mis enemigos hablan de esa malagueña como de La Peñaranda, y el título se lo puse yo. Jajaja. A ver ahora que hacemos con esa malagueña.

En el libro de Balbino, ¿todo lo que cuentas es cierto o te has inventado muchas cosas?
Hombre, no todo es cierto, yo soy gran discípulo del Pericón. Cuando Rafael Romero "El Gallina" se quería meter conmigo, llegaba al tablao Zambra y gritaba: "¡Un momento! ¿Quién es el más embustero del flamenco?". Decían todos: "Pericón". Y decía El Gallina: "No, el más embustero es este". Jajaja. Porque cuando faltaba, le decía yo al dueño de Zambra barbaridades por teléfono. Una vez le llamé que estaba en Guadix, que había llovido y un torrente muy grande con la rambla llena de agua, no me podía meter, que no podía salir del pueblo. Era mentira...

Enrique Morente, flamenco

¿Y cómo fue lo de aliviarse con la liviana en el juicio de Motril? Porque hay como dos o tres versiones de los hechos
Es que eso, claro. Ellos habían hecho un contrato que tenía que cantar la liviana, la serrana y la seguiriya de María Borrico. Y decían que no lo había cantado. Si fuera el juicio ahora les hubiera dicho que lo cantaba con retraso, que lo iba a sacar en el disco nuevo. Que está, la serrana de Pepe de la Matrona además.

¿Quién juega mejor al ajedrez, Enrique Morente o Miguel Candela?
Miguel Candela. Es una putada, nos ha hecho un jaque difícil de enrocarnos. Poco antes de pasar lo que pasó, estuve con él en la cueva, y bastante bien. No sé que ha pasado.

Lo que sí es seguro es que el flamenco madrileño en las últimas décadas no se puede entender sin él
La labor que ha hecho Miguel por el flamenco en Madrid es tremenda. Sabicas, Camarón, todos ahí en el Candela todos los días.

Enrique Morente, flamenco

Enrique, ¿Qué es el tiempo?
Eso lo cuenta muy bien el poema de León Felipe. Tenemos un cacharro que tiene dos manillas, se llama reloj, nos va diciendo la hora que es para orientarnos un poco, si no estaríamos más descabalados de lo que estamos. Pero el tiempo depende de la noche antes que el alma.

Es relativo
Depende de la noción de cada cual. A veces un minuto te parece una hora, y una hora un minuto.

Hablando del tiempo, en el disco nuevo llega el tiempo de sacar adelante a tu niña Soleá
Soleá ha adelantado con la voz, y me dijo que quiere cantar. Vamos a ver, ahora la llamaré a ver que le pasa. Tiene que ser lo que ella quiera y como ella quiera, ella es así. A ver que hacemos.

¿Cuál sería el principal consejo que le daría Morente a los jóvenes que están empezando a cantar en estos tiempos tan curiosos de ahora?
Que se metieran a bailaora. Después ya a cantar. Se coge el ritmo, el compás. Lo recomiendo. Ahora, para cantar de verdad, como no lo sientas, ya se puede echar la técnica que se quiera, que no. El corazón en su sitio, como lo tienen las personas, los seres humanos, como lo tengas en un tobillo no vas a transmitir nada.

Y no tener prisa por el momento
Por eso les digo que se metan a bailar. Que no vayan a ser como Martín Martín que baila muy malamente.

Un sueño de Enrique
Bueno, pues que si a alguno le da por meterse a cantar, que lo haga con afición y entregado a su oficio.

Por Jaci González
Fotos Pacolega