A través del viaje interior de Maui, la niña de Ramírez

  • Publicado en El Patio
maui el parnasillo malasaña viaje interior nuevos medios
Madrugada avanzada, horas después de que nuestra Martirio cantara cosas, en el salón del reloj del madrileño Parnasillo de Malasaña. Ahí, donde siempre son las seis y cuarenta y nueve, porque el tiempo deja de existir. Quizás sea el mejor lugar y momento para hablar de un Viaje Interior, ese recorrido vital que actualmente presenta la utrerana Maui, niña de Ramírez, en los mundos Nuevos Medios fundados por Mario Pacheco. Hay arte...

 

Por Jaci González
Fotos Pacolega

 

¿Cómo llega hasta Maui una rana atada a una bola?
Eso son las cosas que pasan con la Soleá de la Corriente, aparece el croar de la rana. Como tiene ese peso de la condena, en el sentimiento de la soleá, la rana lleva atada esa bola. Y a mi Nic Lund no se le ha ocurrido otra cosa que regalarme una rana con su bola.

El camino del viaje interior es a través de baldosas amarillas
Efectivamente, porque hay un optimismo que se apoderó de mi cuando llegué a Madrid. He visto tanta creatividad ebullendo en el ambiente, tanta gente haciendo buenas canciones, tantas noches de alegría aquí en El Parnasillo, aprendizaje constante... No podía ser de otra manera, el camino de baldosas que lleva al sitio donde hay que llegar. No sé cómo será de largo, pero el camino importa.

¿Por qué crees que siempre son las seis y cuarenta y nueve aquí en El Parnasillo?
Es que en este sitio se para el tiempo, porque hay mucha magia. Cuando entras aquí, te quedas atrapada, te quieres ir a casa porque eres una persona responsable, pero cuando el tiempo no existe, tampoco existe la responsabilidad, ni existe nada. Aquí lo único que se desarrolla es el arte, que no tiene horario ni fecha en el calendario.

el parnasillo malasaña madrid maui

El Parnasillo es como una isla, que todos quisieran conquistar, como la isla de tu canción
Una isla que me pilla cerquita de mi casa, me sirve para crecer como artista. Lo que más aprendo sucede siempre aquí, espontáneamente. Cuando se cierra aquella puerta, aparece una guitarra volando por ahí, y suenan los hielos de las cositas...

Y surgen los volcanes que escupen canciones
Claro, todo está aquí. Esa isla podríamos encontrarla en este espacio, perfectamente.

Todo siempre está pasando
Todo siempre está pasando

maui viaje interior flamenco utrera ramirez

¿De qué color son los calcetines cuando se mezclan al sonar los violines?
Depende de si te ha pillado de casualidad el asunto, o si tu vas preparada. En el caso de este tema, yo iba preparada, porque se dice que se iba a tiro hecho, por lo cual los calcetines estaban estupendamente.

Claro, es como cuando una madre te dice que te pongas los calzoncillos o las bragas limpias, por si acaso te atropella un autobús por la calle. Es decir, que te atropellen, pero que lleves una ropa interior digna
Es lo mismo. Y menos mal que era calcetín y no media, entonces hubiese sido más feo para las rimas y las cosas. Los calcetines siempre buscan su pareja, y es muy difícil tener dos iguales, es como algo muy bonito el hecho de mezclar los calcetines, y perder alguno, eso está bien.

A mi me sucede que, cuando meto los calcetines en la lavadora, siempre se pierde alguno. Yo nunca compro posavasos, y cada vez tengo más posavasos en casa ¿Quizás las lavadoras reciclan los calcetines en posavasos?
Puede ser que tu lavadora tenga un efecto especial. En el caso de que quizás se pregunte si pierdes los calcetines. Si no los perdieras, es que la cosa no iría bien, entonces puede ser que provoque la situación de necesitar ir a comprar los calcetines, para de esa manera conocer en la tienda a la persona con la que luego quitárselos. La lavadora es sabia.

Hablando de reciclar ¿Cómo explicarías a quién no lo sepa qué es Utrera?
Yo creo que mucha gente sabe que es un lugar imprescindible y básico para el flamenco y los pasteles.

Los mostachones
Los mostachones, todas esas cositas. Un sitio que también tiene una esencia que permanece a lo largo del tiempo, una esencia parada como el reloj de El Parnasillo. Aunque somos muchos los que hacemos cosas con esa base que hemos recibido en Utrera, cuando nos juntamos todos hay una esencia primitiva que sigue ahí y es único. Lo puedes tener en Morón, en Jerez, en Lebrija...

Es un punto propio, claro. Coges por ejemplo a Fernanda y Bambino, y aunque sean muy diferentes, pero hay cierto asunto común que une sus conceptos
En el flamenco en Utrera hay una cosa muy importante, que suele pasar desapercibido por parte de críticos y estudiosos, es la palabra. Es una cosa que se ha dado mucha importancia al cantar en Utrera, transmitir los versos que se cantan. En mi caso, soy compositora. Mis antepasados flamencos cogían canciones sudamericanas, mi tío Bambino le decía a mi padre que hiciera algún tema, a veces rescataba canciones sudamericanas y las hacía por bulerías rápidas o por rumba. Ese es el sello propio, también Fernanda y Bernarda hicieron eso, Perrate, Gaspar... Necesitaban mucha palabra más que buscar armónicamente una riqueza, una evolución rítmica. En Utrera nos hemos quedado en un compás primitivo, en una armonía sencilla, pero con mucho poder, porque está la palabra.

flamenco utrera maui el parnasillo malasaña

La palabra, tan fundamental en tu repertorio
Claro. Yo no sé muy bien definir lo que yo soy. Pero he crecido con una persona que hacía canciones, mi padre, hacía canciones con muchísima facilidad, luego mi tío las cantaba y todo era muy natural. Creo que he heredado esa necesidad de contar cosas desde muy pequeñita. Podría ser la diferencia respecto a otros artistas que pueden tener otras cualidades más potentes que la mía, como la voz, pero la palabra... Si no me creo lo que digo, sería imposible nada.

¿Crees que siempre habrá una violonchelista en Maui?
Creo que sí, eso ya no se quita. Desde que conocí al chelo, supe que nunca sería una concertista solista para trabajar en una orquesta, mi búsqueda era otra, estudié porque quería saber cómo hacer sonar un aparato tan extraño, que me intrigaba tanto porque nunca en mi vida lo había visto. Me parecía fascinante la profundidad que tenía eso, mi afán era llevarlo al flamenco, no había nadie que me pudiera enseñar eso. Así que me apunté al conservatorio, con los recursos que iba cogiendo me puse a tocar con cantaores, experimentar con mi gente. Decían que era algo muy raro, pero luego empezaron a quererlo en sus discos, en el escenario...

Hubiera sido más fácil con la armónica, que se mete en un bolsillo
Efectivamente, que con el chelo cuando vas por el Metro pareces una tortuga ninja. Al intentar salir del Metro, sobre todo cuando acabas de llegar de Utrera a Madrid, vas con tu chelo, intentas entrar por ese torniquete, se pasa el tiempo, no entras, se forma un espectáculo importante. Con la grabación del disco en Navalcarnero me pasó algo... Ahora me río pero en su momento lloré mucho. Me dejé el chelo en el maletero de un autobús que va de Navalcarnero a Madrid. Llegué a mi casa, y como hasta el día siguiente no tenía que estudiar, en mi cabeza no estaba el chelo. Dormí agustísimo, a pierna suelta. Al día siguiente, hablando con mi madre, me pregunta si voy a ensayar con el chelo. Le digo que sí, y ¡mi chelo! Una fuerza se apoderó de mi, en cuestión de veinte minutos yo tenía el número de teléfono personal de todos los conductores de las líneas de autobuses que van entre Navalcarnero y Madrid. Fui para allá, en objetos perdidos no estaba, entrevisté a todos los conductores en la estación de autobuses, y apareció el chelo. Estaba de gira, por su cuenta, por Navalcarnero, Madrid, Parla, Getafe.

el parnasillo maui viaje interior nuevos medios flamenco

¿Cómo surgió la aparición de El Kanka?
No recuerdo cuándo lo escuché por primera vez, pero estaba él solo con su guitarra, y no era un concierto. Cantó Canela en Rama, me pareció una cosa muy personal. Está dentro del grupo de cantautores que he conocido en Madrid, hay un grupo de gente que hace maravillas, y él está ahí

Es curioso, porque si no has escuchado a El Kanka, ves su nombre artístico, y te suena como a artista de esos que van a hacer playbacks raros en las fiestas esas de aquella radiofórmula. Pero luego le ves y escuchas, tan maravilloso, que no tiene nada que ver con eso, es la antítesis
Él se llama Juan Gómez Canca, con C, pero su nombre artístico es con K. Le ha pasado a más gente, no seduce el nombre, pero le escuchan y se enamoran. Vi en un tema un color especial, compactando con mi voz, un puntito especial. Surgió mucha magia, tenía ya el tema grabado entero conmigo, pero di un paso atrás y dije que había que llamar a El Kanka, porque mejora la cosa.

Y esos sonidos curiosos que saca Diego Guerrero en el disco, asuntos no habituales...
Por ejemplo en Baldosas Amarillas, sonido de cucharillas, la pared del estudio, un bajo vocal, bolsas de plástico... Usamos cosas orgánicas que encontrábamos. Diego veía ahí pistas de metales, baterías... Pero yo quería un disco desnudo, así que sustituímos todo eso con sonidos naturales que íbamos encontrando, como un pianito de juguete que encontré sobre la marcha. Fue un experimento de sonidos naturales orgánicos.

mario pacheco el parnasillo maui flamenco cantautora diego guerrero

En el Viaje Interior hay un ser canino fundamental
Muy importante. Cuando estuvimos mezclando el tema de Baldosas Amarillas con Guillermo Quero, había un ruido en una pista, aunque no detectábamos si era una máquina, un fallo del micrófono. Cuando lo detectamos, de repente era un guau guau, era Orlando que había firmado. Porque él firma en los discos que graba Diego Guerrero, es como una marca de agua, en algún momento aparece su ladrido. No lo percibes pero de repente está en una pista. Guillermo quiso borrarlo y yo dije que no, que tenía que quedarse ahí.

Y la mezcla entre ser formal y personal que es Orlando, todo un mundo ese perro
Orlando está educado y tiene unas orejas egipcias que escuchan todo. Es el único perro que conozco que opina en las pruebas de sonido de conciertos. Además me ha salvado muchísimo en la grabación, cada vez que me sentía agobiada, yo no necesitaba seres humanos. Necesitaba a Orlando, me iba a correr con él. Cuando se pone contento da vueltas sobre sí mismo, es una feria. Todo el pueblo de Navalcarnero supo que yo estaba grabando un disco porque paseaba con Orlando, él iba dando vueltas sobre sí mismo por todo el pueblo. Él sabía que era un momento importante para mí, pasando a la historia, como cuando se puso en la portada de Jerry González. Orlando es una estrella.

Orlando es un ser transversal que va pasando por diferentes conceptos artísticos
Orlando está en grabaciones dando su visto bueno sin volverse gato, siendo perro. Cuando me conoció a mi, yo tenía fobia a los perros, porque de pequeña un perro me quiso morder, mi madre se puso muy dramática. Así que yo veía a perros y guardaba la distancia. Orlando, con lo grande que es, llegó corriendo con su lengua por fuera, me pone las patas en los hombros y su cara frente a mi cara. Casi me dio un infarto, y Orlando se dio cuenta que a mi los perros no, cuando él y yo vivíamos en el Albaicín de Granada. Así que empezó a ir a buscarme a mi casa, hasta que inevitablemente me hice amiga de él. Se lo curró.

El perro terapéutico
Es mi perro amigo, mi único perro amigo, porque después de él he conocido a más perros, pero como él no.

¿Cuáles son los sueños del viaje interior?
Viaje Interior es un reto para mi, para sacar de mi lo más que pueda. Siento que aún hay más, pero me ha ayudado a sacar cosas que no sabía que yo podía hacer. Antes estaba muy entretenida con Los Sirénidos, me sentía cómoda, pero si te quitan elementos tienes que dar más de ti, mucho más. Eso hace que te conozcas mejor, empieza una guerra dentro de una, qué está pasando, qué se de mi, qué busco, qué quiero. Ese es el viaje interior, un proceso de cambio, desde el vértigo de venirme a Madrid con mi maleta a lo que ocurra. Sin estar tan protegida, sin estar en un lugar tranquilo de confort. El reto está conseguido, en el álbum se refleja bastante mi mundo personal, el cambio que ha habido de Granada a Madrid.

Por Jaci González
Fotos Pacolega

Maui presenta su nuevo álbum Viaje Interior el martes 17 de marzo en la sala Galileo Galilei, a partir de las 21:00 horas, dentro de la programación de Madridpresenta