Maui de Utrera con sus cosas y la Problemología

  • Publicado en El Patio

Érase una vez una artista de Utrera que, después de una infancia muy flamenca, se fue a Granada a tocar el violonchelo, gracias a los beneficios provocados por un toro enamorado de la luna (que abandona por la noche su manada). Mientras su madre decidía poner muebles nuevos en la cocina de la casa familiar, Maui se fue por los mundos, cocinando en El Puchero del Hortelano, y se encontró a sus Sirénidos. En eso andaban las circunstancias cuando el gran Mario Pacheco decidió adoptarla como la que terminaría siendo su última artista. Después llegaría un rescate Martirio que derivó en navegar por sonora mar... De oficio 'sembrá', Maui se encuentra entre los más respetables y destacables autores de versos y melodías en la música popular española de las más recientes décadas, además de compartir piso en Granada con el pájaro Piti. En esta ocasión nos cuenta las cosas de Problemología, el proyecto que Maui y Los Sirénidos presentarán el jueves 17 de mayo a partir de las diez y media de la noche en el Tempo Club de Madrid.

Por Jacinto González
Fotos La Mar Sonora

 

¿Quién es Maui? ¿Cómo se presentaría a sí misma?
Un personaje pintoresco, teatral, y todo lo que en realidad somos todos por dentro, y que al final la vida te tira a ser normal. Maui no es normal, Maui es diferente en el escenario. Otra cosa es María Luisa Ramírez, que le gusta el conservatorio y otras cosas más normales.

Ahora hay nuevo proyecto... ¿Cómo explicarías lo que es el asunto de la Problemología?
La Problemología es la ciencia que estudia los problemas. No por ello los soluciona, no es solucionología, pero el análisis del problema te lleva a encontrar la solución o por lo menos aprender de ello. El nombre del proyecto viene de los temas que hay dentro, las canciones hablan de problemas, y no necesariamente de la crisis general, que es un problema de moda. Son problemas de la vida en general, el amor, el desamor, la reencarnación, el sentido de la vida, desde un punto de vista muy personal y surrealista para hacer pensar al oyente un poquito.

Problemología que se abre con Y Soy Tan Feliz, un decálogo sobre el melasudismo, que también se podría denominar como 'al carajo ya'
Me encanta ese análisis, porque es totalmente cierto. En ese primer tema hay un cambio de opinión radical, la primera Maui que habla enamorada desde el sillón de su casa, al salir de la casa y darse un paseo cambia completamente ese pensamiento, todo es posible, todo está en la mente.

De ahí se pasa a Situación Interestelar, un tema muy al estilo Kiko Veneno, que colabora él mismo incluso, contando como funciona esta profesión...
De hecho, yo quería que colaborara Kiko fundamentalmente por ser el personaje que en la canción nos orienta, nos da las indicaciones en el New Planet para estar allí un poco cómodos. Pero se entiende que nunca se llega a ningún sitio para quedarse, se entiende que la nave espacial está rota, no tiene motores, va divagando por el espacio... Cuando llega a New Planet se encuentra al maestro Kiko Veneno, se siente un poquito más orientada, pero somos conscientes de que existen otros planetas y hay que seguir viajando. Poner en marcha esa nave espacial, que es una metáfora de la vida de la banda.

Los Tanguillos de la Sardina tienen su historia curiosa
¿Te ha gustado esa historia, eh? Es una fábula con moraleja. Es una sardina muy valiente que se escapó del tiburón, el tiburón iba a por ella y parecía imposible. Los corales y las coralinas están en las profundidades del mar, observando y dejándose llevar por las mareas del mar, ven como la sardina hace algo tan complicado como echar sus escamas al viento, volar. Ellos critícan, son un poco como cierta Andalucía cerrada que he vivido, criticando a la gente que sea excepcional y se sale de la pecera, que en este caso es el mar.

Interesante el guaguancó con Diego Guerrero, el del solar
Claro, es que Diego fue el que me despertó la curiosidad por ese tipo de música. Diego estuvo viviendo un tiempo con Jerry González, estuve muchas veces en su casa tocando guaguancó, escuchando... Pero un guaguancó auténtico de raíz. Como no tengo prejuicios, me meto en el estilo que haga falta para contar la historia. Cuando algo me da curiosidad, no pienso en si soy capaz o no, me tiré a la piscina, llamé a Diego y le dije "¿qué te parece si hacemos un guaguancó tú y yo?". Me dijo "¡eso es una barbaridad!", pero empezamos y empezamos, y ahí está. Para mí es uno de los temas que más punto me da del disco, por ser muy diferente del resto.

El disco tiene de todo, hasta un momento de ska sobre la lucha diaria, Contar Hasta 10
De verdad, hay que contar hasta diez antes de pensar. Hemos utilizado el estilo que necesitaba cada canción. En lugar de pensar si Maui y Los Sirénidos hacen rock, o hacen flamenco... No, Maui y Los Sirénidos hacen canciones, y cada canción es como la varilla de un abanico, es un mismo abanico pero cada varilla tiene su función. Cada canción es un mundo.

Pero todo tiene un sentido
Sí, todo está enlazado y tiene un sello propio. Es un todo, pero dentro de ese todo, me gusta jugar con los diferentes estilos musicales, no encerrarme solamente en uno.

Por encajar, encaja hasta el bonus track
Jajaja ¿Te ha gustado el bonus track?

¡La Peor Canción tiene su cosa!
Está grabado en una única toma, no había otra posibilidad. Es una canción que se titula La Peor Canción, para dignificarla hacía falta tocarla como está tocada, y era muy difícil que Los Sirénidos tocaran así de mal. Así que lo que hice fue cambiarles los instrumentos, nos lo pasamos muy bien, me reí muchísimo. El bajista tocaba la batería, el guitarrista el teclado, y así salió.

Cuando ya tenías el master del disco, y le escuchaste en casa ¿Qué opinó sobre el master el pájaro Piti, tu compañero de piso?
El Piti en ese momento todavía no estaba conmigo, porque Piti entró por la ventana después. Pero sí lo escuchó una primera vez, tuvo una reacción de escucha, puso sus orejas de pájaro para escuchar con atención. Ahora, con el tiempo, ya lo ha escuchado más veces, y cuando suena, reconoce mi voz, la música. Se pone muy gordito, muy gordito, las plumas muy abiertas, y hace un ruido de tacatacata con el pico, como de satisfacción. Yo creo que le gusta. De hecho la llegada de Piti ha sido muy buena en mi vida, porque entró por la ventana, cuando el disco tenía que echar a volar. Cuando ya estaba ese master y tenía que arrancar, entró ese pajarito por la ventana. Yo, que nunca había tenido un animal, no sabía que hacer, me daba hasta miedo. Cuando volaba hacia mí me asustaba, pero luego nos hemos hecho buenos amigos.

A Piti le ha gustado más el disco que el ordenador
Eso sí, el ordenador no le hace mucha gracia. Estoy pensando en abrirle una página en Facebook a ver si así cuenta su vida. La vida desde el punto de vista de Piti tiene que ser interesante.

Cuando eras pequeñita ¿ya pensabas en ser artista?
A mí me empujaban a ser artista, yo no decidí. Mi madre me ponía unas monedas en la cabeza, me subía en la mesa de la cocina, mi padre tocaba la guitarra, y yo cantaba, bailaba, tocaba el piano, lo que surgiera. Entonces desde pequeñita, los gitanos allí en Utrera decían que bailara la niña del Ramírez. Y con ese arte que hay allí, escuchando a Bambino a diario, con Fernanda y Bernarda, cuantas noches he pasado durmiendo en dos sillas de palo y de fondo una fiesta flamenca con los más grandes. Me siento muy orgullosa de ser de Utrera, de haber bebido ese compás, me quieren mucho los gitanos, aceptan mucho mi manera de ver el flamenco, de hacer música. En el disco anterior invité a Tomás de Perrate.

Tomás de Perrate está 'sembrao'
Está sembraísimo, un pedazo de artista y una persona estupenda, te lo pasas con él siempre bien.

¿Cómo será el futuro de Maui?
Pues no lo sé ¿tienes por ahí una bola de cristal para poder ver algo? Yo me conformo con que mi música llegue a la gente, y no me importa mucho el futuro. Me importa más el presente, que todo de lo que estamos hablando, las canciones, el sentido de las letras, le sirva a la gente de algo. Para mí eso sería tener un futuro muy tranquilo, y muy feliz de haber hecho lo que yo quería.

Un sueño...
Me gustan las cosas sencillas, soñar despierta cada día con cosas muy sencillas. Podría ser perfectamente poder continuar haciendo lo que hago. Que no me terminara limitando esta sociedad que empuja a hacer otras cosas, por dinero o cualquier otra circunstancia.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia al usuario. Más información en nuestra Política de Cookies.

Si continúas navegando, aceptas el uso de cookies