Jesús Corbacho, presente y futuro del flamenco

  • Publicado en El Patio

Con estilo propio, sin imitar directamente a nadie, y al mismo tiempo de gran nivel. Con inteligencia, sabiendo esperar su momento, la coherencia de ser cocinero antes que fraile, como dice el refrán. Después de gastar varios pasaportes y conocer todo tipo de escenarios, ha llegado su tiempo. El tiempo de Jesús Corbacho, joven artista flamenco onubense que a partir de ahora será una de las principales referencias para un arte universal. Se presenta con Debajo del Romero, un disco de planteamiento inteligente. Con motivo de este nuevo proyecto, nos encontramos con él en el Hotel Catalonia Atocha de Madrid, porque Jesús Corbacho tiene mucho interesante que contar y cantar...


Por Jacinto González
Fotos: Luis Castilla / Paco García Pacolega

 

¿Quién es Jesús Corbacho? ¿Cómo se presentaría a sí mismo?
Jesús Corbacho es un enamorado del flamenco, cantaor de veinticinco años, que bebe de la fuente del flamenco y los maestros de hace cincuenta años. Por amor y devoción, no por obligación.

Ahora presentas Debajo del Romero, que como será el disco para que el corista sea José Valencia
La verdad es que he tenido la suerte de rodearme de muy buenos artistas. Yo digo que nada más que por la gente que hay en el disco merece la pena comprarlo y escucharlo. Me he rodeado de muy buenos artistas y compañeros, como José Valencia, José Ángel Carmona y Pury de la Cruz en las voces, la percusión de Ramón Porrina, El Pájaro e Israel Katumba, el baile de Juan de Juan, el contrabajo de Yelsi Heredia, el piano de Pablo Suárez, el bajo de Maca, grandes músicos.

Una selección de Champions League
Es la selección española, campeones del mundo, y con las guitarras de Juan Requena y Óscar Lago, que además son los productores, y don Manuel Parrilla. Todo un lujo contar con artistas como estos en un disco, más aún en un primer disco.

Un disco que comienza en Huelva recordando al Niño Miguel
Como soy de Huelva, no podían faltar unos fandangos de Huelva en el disco, y a falta de uno pues hay dos. Debido al amor que tengo a la guitarra y la admiración que tengo al Niño Miguel sentía la necesidad de hacerle mi pequeño homenaje. Que mejor homenaje, siendo de Huelva, que hacerlo mediante unos fandangos onubenses que compuse para él.



Hay también un recuerdo muy interesante para Enrique Morente por malagueñas, en esa parte del disco que acompaña Manuel Parrilla ¿Cómo recuerdas a Enrique?
Tuve la oportunidad de conocerle en la primera bienal de flamenco de Buenos Aires, en una entrevista anterior dije que uno de mis sueños era precisamente eso, conocerle, echar un ratito con él hablando de flamenco junto a unos piononos. Al final, le conocí con un dulce de leche delante. La verdad es que como artista, todo el mundo le conoce. La gente que tuvo la suerte de conocerle como persona, mira si era grande como artista, pues como persona mejor incluso. Una calidad humana... Le hago este homenaje porque él hizo aquel disco homenaje a Chacón, haciendo la misma malagueña que he grabado en el disco. Me hubiera gustado que él lo hubiera conocido, porque los homenajes a título póstumo no me gustan, yo siempre tuve la idea de que cuando grabara un disco hacer un homenaje a Morente. Me hubiera gustado poder darle el disco en la mano, personalmente. En el libreto del disco se ve una dedicatoria que me firmó en su disco Pablo de Málaga allí en Buenos Aires, que dice “A mi compañero Corbacho que tiene talento y arte”. Mucha gente puede pensar que lo he incluido por lo de talento y arte, pero lo he incluido por la palabra compañero. Él cuidaba a los jóvenes, y les trataba como compañeros, estuvieran en el nivel que estuvieran.

En tu forma de cantar se nota Enrique, también hay un punto marchenero, algo de Caracol, aunque en realidad no te pareces a nadie. ¿Qué otros artistas crees que te influyen?
La verdad es que has nombrado a tres pilares fundamentales en los que me identifico, Caracol me vuelve loco, de Marchena me encanta su musicalidad, Enrique era un genio. Después me gusta mucho por ejemplo Tomás Pavón.

El Gran Hermano
Exactamente, porque muchas veces nos referimos a su hermana Pastora, otra grande, que he escuchado mucho y me encanta. Pero Tomás tiene una personalidad que cuidado, un poco desconocido entre comillas, porque los flamencos sí sabemos quien fue Tomás Pavón. Pero sí es verdad que ha vivido un poco a la sombra de Pastora, siendo un gran cantaor. Otro cantaor que me parece muy interesante era el marido de Pastora, Pepe Pinto.

Pepe Pinto, conocido popularmente por ser el mejor croupier de cartas en Andalucía, aunque como cantaor era tremendo
Efectivamente, era muy personal, muy personal. A mí me han gustado siempre los cantaores con una personalidad fuerte. Creo que más personal que Caracol no se podía cantar.


Con personalidad son también los arreglos pensados por los productores en Debajo del Romero
La verdad es que Juan Requena y Óscar Lago han hecho un trabajo formidable. Yo sabía que como primer disco, hay gente que tiene capacidad de auto producirse su primer trabajo discográfico. Yo creía que necesitaba alguna persona a mi vera, que me guiara un poco en ese aspecto, que conociera mi manera de cantar. He tenido dos personas, seis oídos escuchan más que dos, desde aquí doy las gracias a Juan y Óscar, han puesto corazón y mucha dedicación en este disco.

Hablando de Lagos, curiosa y taurina la milonga de otro Lago
De otro Lago, ¡que mucha gente me pregunta que si son familia! La milonga, composición de David Lagos, buen compañero y artista. Le pregunté si tenía algo para mí, me dijo que tenía una milonga, Glosa a un maletilla. Sin conocerla decidí grabarla, por parte de mi padre me une la afición al mundo del toro, era novillero con picadores. Cuando la escuché, me quedé prendado de esa milonga.

Interesante la zambra con el piano de Pablo Suárez
Sí, Pablo es un musicazo de sensibilidad especial. A la vez que suena flamenco le da un enfoque diferente a los temas. Sonando flamenco a la vez que abriendo mucho las armonías. Un rollo muy guapo para la zambra.

Al final, como un círculo que se cierra, todo tiene un sentido y Debajo del Romero se cierra con lo que se podría denominar como estilo personal primitivo de Jesús Corbacho
Mi primera producción, jajajaja. El disco empieza por fandangos de Huelva y termina por fandangos de Huelva. Ahí se ve un poco de donde vengo, mi padre me dormía cantándome fandangos. Mi madre tuvo la brillante idea de coger la grabadora y grabarme cuando tenía dos años y medio. Es un bonus track que considero un detalle bonito, como concepto de lo interesante que es enseñar cultura a los niños desde que son muy pequeños, los niños aprenden.

Una cosa muy relevante en ti, que debe servir como ejemplo a los más jóvenes del flamenco, es la paciencia. Es decir, Jesús Corbacho presenta su primer asunto con cierto protagonismo después de gastar varios pasaportes en todo lo de atrás, cante para baile, cantar en tablaos, muchos escenarios.
Yo lo considero fundamental. El cantaor que no ha cantado para baile, cuando se va alante se le pueden ver carencias en los cantes de compás, por ejemplo. Aunque sean personas rítmicas, yo antes de cantar para bailar siempre he cantado a compás pero... Cantando para bailar aprendes muchas cosas, además tienes más posibilidades de subir al escenario cantando para bailar que cantando solo. Se cogen muchas tablas, se aprende de todos, de los guitarristas, los bailaores, quienes cantan contigo. Lo considero un asunto fundamental, la mayoría de los grandes cantaores han cantado para el baile, desde Morente hasta Carmen Linares, Antonio Mairena... Muchos grandes han cantado para el baile y son grandes del cante. También es verdad que no a todo el mundo le es necesario pasar por ahí, ni pasan por ahí, pero yo me siendo afortunado de haber pasado por eso. Varios pasaportes tengo guardados en casa. Eso es interesante, porque el cante en solitario fuera de España está un poco más complicado para programarse. Pero cantando para el baile tienes la oportunidad de conocer mucho mundo, conocer países que al igual no se te ocurriría ir incluso de vacaciones. Son muchas ventajas.

Un sueño...
Levantarme cada mañana con voz para seguir cantando, no quiero nada más. Ilusiones, poder presentar mi disco en Madrid, Sevilla, o Barcelona. Para realizarme como artista, con cierta libertad. Aunque muchos bailaores te dejan cantar con libertad, pero no es lo mismo. Poder mostrar mi manera de entender el flamenco. Ese es mi sueño, poder hacer un recital cada mes para quitarme esa cosita, expresarme con toda la libertad del mundo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia al usuario. Más información en nuestra Política de Cookies.

Si continúas navegando, aceptas el uso de cookies